MEMBRANA PARA AGUA DE MAR

MEMBRANA PARA AGUA DE MAR

Las membranas se utilizan para realizar la osmosis inversa, que consiste en aplicar presión sobre el agua salada y hacerla pasar a través de una membrana semipermeable que nos deriva por el lado externo el agua con una alta concentración de sal y por un orificio interno el agua sin sales apta para el consumo, habiendo eliminado en este proceso incluso virus y bacterias.

Esta membrana debe estar insertada dentro de un contenedor hermético que soporte una presión máxima de unos 1000 PSI o 70 bar. Con una presión óptima de trabajo la osmosis se realizará entre 58 y 60 bar. Hay que tener en cuenta que el agua de mar en El Mediterráneo tiene una concentración de sal de unas 37.000 ppm. La osmosis realizada para obtener agua potable de agua de mar nos convertirá este agua a unas 300 ppm cuando la membrana sea nueva. Si trabajamos a una presión inferior a 55 bar obtendremos una mayor concentración de sales en el agua producida al igual que si las membranas están desgastadas por el uso o un mantenimiento inadecuado (ver “invernaje”).

Si las membranas son utilizadas con agua de mar sin realizar posteriormente enjuagues periódicos con agua dulce (intervalo de enjuague de una semana), estas membranas quedarán inutilizables. Hay que tener en cuenta al comprar una potabilizadora o desalinizadora para barco que tenga un sistema de enjuague automático con agua dulce al detener el proceso de osmosis. Existen sistemas que llevan un temporizador semanal para enjuague automático.

Algo más a tener en cuenta son los contenedores para estas membranas. Se recomienda encarecidamente que sean de fibra, en el caso de contenedores de acero inoxidable estos se acabarán oxidando internamente (recordemos que el agua de mar es altamente corrosiva) y las partículas de óxido dañan la membrana.

Las membranas constan de un núcleo interno de polímero agujereado en el cual se enrolla como un lienzo la poliamida microperforada. La calidad de una membrana vendrá determinada por la densidad de la poliamida y sobre todo por su calidad, que debe ser poliamida S.

Las medidas más utilizadas de membrana en una desalinizadora para barco son de 2,5”x 21” (6,35 cm x 53,34 cm) o bien de 2,5” x 40” (6,35 cm x 101,6 cm). La nomenclatura para estas primeras será de 2521 o bien de 2540. También existen membranas para agua de mar de 4” de diámetro con la misma longitud o las de 8”.

Es altamente recomendable que al sustituir una membrana se sustituyan también las juntas tóricas (o-rings) de NBR, que es el material para juntas más resistente al agua de mar.

En DESSAL disponemos de membranas de alta calidad para las marcas de potabilizadoras más habituales del mercado.